¿Quienes somos?

La Federación de Asambleas de Dios de España (FADE) es una Entidad Evangélica integrada en la FEREDE (Federación de Entidades Evangélicas de España), que es el interlocutor ante el Estado de las iglesias evangélicas de España. En la actualidad, FADE, tiene establecidos lugares de culto por casi toda la geografía española. Su domicilio social está ubicado en la C/ Alcalá, 459-28027 en la Comunidad de Madrid, donde se encuentra su Oficina Central.En cuanto a su historia, las Asambleas Asambleas de Dios de España se constituyeron oficialmente en el año 1963. Sin embargo, las raíces del movimiento van más allá en la historia; su arraigo en nuestra nación es incuestionable, ya que algunas congregaciones actuales tienen sus raíces en los años 30, aunque la situación política y religiosa de la época hicieron muy difícil la implantación del movimiento a causa de la carencia de libertades que hoy si disfrutamos en nuestra Constitución refrendada por todos los españoles en el año 1978. Con el paso de los años , con el crecimiento de las Iglesias y por razones prácticas, se formalizó legalmente en el año 2002 lo que hoy es FADE (Federación de Asambleas de Dios de España), estructura jurídica e institucional que hasta la fecha perdura y se desarrolla con una fuerte implantación nacional y con un prestigio sobradamente demostrado dentro y fuera de nuestro país.

La Fé que profesamos

En cuanto a las raíces doctrinales de FADE, cabe decir que están fundamentadas en la doctrina evangélica y, concretamente, la referida al movimiento pentecostal tradicional. Es decir, básicamente, la doctrina de las Asambleas de Dios podría resumirse en que: cree y predica la Salvación por la Fe en el Sacrificio de Jesús; la necesidad del nuevo nacimiento según enseñó Jesús; enseña y practica la oración por los enfermos y la creencia en que Dios hoy aun hace Milagros; la convicción y necesidad del Bautismo en el Espíritu Santo para todos los creyentes y la manifestación de Su poder para dar un testimonio poderoso y para la edificación de la Iglesia por medio de sus dones; el amor por la Biblia y la enseñanza de la misma como fundamento para el ejercicio del servicio y de la fe; y, como no podría ser de otra manera, la necesidad de que el Evangelio es la única esperanza real para la humanidad y, por tanto, debe ser predicado a toda criatura y en todas las naciones, partiendo desde nuestras propias ciudades y pueblos.

El Compromiso social de FADE

FADE en nuestro país, está implicada por medio de sus distintas ONG y asociaciones en diversos proyectos con calado nacional e internacional. De hecho, desde hace más de 11 años, el Departamento Nacional de Misiones de las Asambleas de Dios (DEMADE) ha organizado y colaborado con multitud de proyectos viene trabajando en el ámbito internacional en todo tipo de iniciativas humanitarias. Sin embargo, nuestra Entidad, preocupada por las necesidades sociales, ha constituido el DAS (Departamento de Acción Social) que aglutina, motiva y coordina la acción de todas las ONG y asociaciones, además de impulsar iniciativas dirigidas a la promoción y orientación para la creación de nuevas asociaciones que contribuyan a la Obra Social.Por indicar algunos ejemplos, cabe mencionar que desde hace 25 años, asociaciones como Aperfosa, Desafío Joven, Fundación Cristiana Visión, Asociación Nueva Imagen, vienen trabajando intensamente en la prevención, rehabilitación y reinserción de personas con problemas de drogodependencias. Hay centros de rehabilitación que tienen programas para jóvenes en varias fases, entre sus recursos, están los pisos de reinserción, talleres de formación ocupacional y profesional. También, en el área de Programas de Menores: Aperfosa tiene un servicio llamado “Casa de Acogida de Menores-Peniel”, subvencionado y homologado por la Junta de Andalucía. Así mismo, la Asociación Compartir de la Coruña tiene un Centro de acogida de menores que colabora con la Consejería de Bienestar Social de la Xunta de Galicia. Finalmente, en cuanto a la Obra Social se refiere, habría que añadir las muchas congregaciones que colaboran con inmigrantes, roperos, comedores, orientación familiar y, en el ámbito internacional, la puesta en marcha de proyectos de apadrinamiento de cientos de niños, programas de ayuda en emergencias, campañas médicas y decenas de proyectos de apoyo a países en subdesarrollo.