Cuando un niño de tres años inicia su escolarización, o pasa de la “guarde” al “cole de los niños mayores”, comienza el recorrido de la educación obligatoria, pasando entre cinco y ocho o hasta once horas en el cole, donde algunos llegan a las siete de la mañana para el aula matinal, almuerzan en el comedor, y realizan luego actividades extraescolares. Es algo así como desgajarlo de un árbol (su casa) e injertarlo en otro: la educación pública. Si nos ponemos en su lugar, ¡es fácil imaginar porque muchos lloran sin consuelo el primer día de clase!

 

FADE

Leave a Comment

facebook