El pasado 25 de octubre tuvimos el gozo de celebrar el 2.º Congreso Nacional de Educadores. Contamos con maestros experimentados que nos dieron pautas para enseñar la Biblia en el siglo XXI de forma relevante y fidedigna. Examinamos distintos aspectos de la educación: la necesidad imperiosa de depender del Espíritu Santo en la enseñanza; una visión pastoral de la educación, la necesidad de contextualizar la enseñanza en los tiempos que vivimos; la enseñanza y el ministerio a los adolescentes y cómo ser entendidos y aprobados en la Palabra.

Los hermanos de la Iglesia Celebración Cristiana nos dejaron usar sus dependencias y nos ayudaron con el servicio de ujieres, la cafetería, etc. Fue una gran bendición. Vinieron hermanos de distintas fraternidades y pudimos gozar de la comunión los unos con los otros en los breves momentos de descanso, ya que el día estaba muy lleno para aprovechar al máximo el Congreso.

Damos gracias a Dios por haber estado en control de todo y por habernos permitido ofrecer a FADE un tiempo de renovación de los educadores y de refrigerio educativo, que es el anhelo de todos aquellos que hemos sido llamados a enseñar.

FADE